08 de marzo: San Juan de Dios

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesianos, Santo del Día, Santoral DiarioSan Juan de Dios
Religioso

Juan Ciudad nació en Montemor-o-Novo (Portugal) en 1495, hijo de padres muy humildes. Desde muy pequeño tuvo que ayudar en casa para poder vivir. Pero cuando tenía ocho años un extrñao peregrino se hospedó en su casa unos días. Juan se quedaba junto al peregrino oyéndole contar historias de sus viajes y quedó encantado de todo lo que oía. Tanto que, ni corto ni perezoso, no se sabe bien cómo lo hizo, se marchó de casa y anda que te andarás llegó hasta Oropesa, en la provincia de Toledo. Allí fue acogido por la familia de Francisco de Mayoral.

Cuando fue mayor se alistó como soldado y tuvo que defender Fuenterrabía frente al ejército de Francisco I, rey de Francia. Otra vez tuvo que ir a Viena, al servicio del emperador Carlos I, para resistir a los turcos.

Vuelto a España, abandonó la vida de soldado y empezó un largo viaje. Buscando la voluntad de Dios llegó a Sevilla, Ceuta, Gibraltar. En éste último lugar montó un puesto de venta de libros, casi todos religiosos. Y así se ganaba la vida. Y con la venta de libros llegó a Granada.

Un día escuchó un sermón de San Juan de Ávila que le gustó tanto que decidió seguir la voluntad de Dios en todo. Regaló lo poco que tenía, se dedicó solamente a rezar y a pedir para los demás. La gente que lo veía pensaba que estaba enfermo de la cabeza y lo llevaron al hospital de Granada. Al cabo de unos meses salió con una idea clara, tenía que fundar un hospital en el que los pobres estuviesen bien atendidos.

Primero hizo una peregrinación para visitar a la Virgen María en su santuario de Guadalupe (en España). Allí le dio las gracias por todos los favores concedidos y le pidió protección para lo que quería hacer.

Unas señoras buenas y devotas le dieron dinero y él alquiló una casa grande que le serviría de hospital, él mismo salía por las calles para recoger a los enfermos. Se le juntaron varios compañeros con ganas de hacer lo mismo que él. Era el principio de la Orden Hospitalaria para el cuidado de los enfermos.

Un día ocurrió en el hospital de Juan de Dios una catástrofe, un incendio. Él no lo dudó, se metió dentro y pudo sacar fuera a todos los que no habían podido salir. Todos se salvaron. Un poco más adelante tuvo que alquilar otra casa mayor para hacer más grande el hospital.

En enero de 1550 se sintió muy enfermo y Doña Ana Osorio le obligó a que fuese a su casa para ser bien atendido, porque él, siempre preocupado por los pobres, no se cuidaba nada. A pesar de estos cuidados murió el 8 de marzo de 1550. Toda Granada sintió su muerte. Fue canonizado por el Papa Alejandro VIII el 16 de octubre de 1690.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: