Ejercicio del 24 de cada mes: Febrero – Asociación de María Auxiliadora en la Familia Salesiana

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, María Auxiliadora, Virgen Auxiliadora, Virgen de Don Bosco, OraciónMotivación.

En las Constituciones de los Salesianos se afirma: “De Don Bosco deriva un vasto movimiento de personas que, de diferentes formas, trabajan por la salvación de la juventud. Personalmente, además de la Sociedad de San Francisco de Sales (Salesianos), fundó el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora y la Asociación de los Cooperadores Salesianos, que, viviendo el mismo espíritu y en comunión entre sí, continúan con vocaciones específicas y diferentes, la misión que él inició. Junto con estos grupos, y otros nacidos posteriormente, formamos la Familia Salesiana.

También la Asociación de María Auxiliadora fue reconocida, a partir del 24 de julio de 1989, como parte integrante de la Familia Salesiana.

Lectura Salesiana.

Don Bosco sintió el carisma de fundar en la Iglesia una nueva Familia Religiosa, la Familia Salesiana. El ha dejado a su Familia el mismo carisma que recibió del Espíritu Santo. Y uno de los aspectos vitales de ese carisma es precisamente la dimensión mariana.

La devoción salesiana a María Auxiliadora es un carisma del Espíritu Santo, no es una simple ocurrencia de Don Bosco o de la Familia Salesiana. Por eso es una devoción eclesial en la línea de la evangelización.

El carisma del Espíritu Santo, que sucitó en la Iglesia a Don Bosco, le dió un corazón mariano, que late ahora en la Familia Salesiana. Don Bosco mismo fundó en 1869 la Asociación de María Auxiliadora. Pero, sin embargo, la Familia Salesiana nunca había llegado a considerarla oficialmente como uno de sus miembros. Parecía como algo aparte.

Si la Familia Salesiana comprende la importancia de la Asociación para difundir la devoción a María Auxiliadora, la misión juvenil y popular de la que es portadora de la Familia Salesiana ganará con ello autenticidad espiritual y eficacia apostólica.

Ha sido una verdadera maduración histórica, espiritual, salesiana, un salto cualitativo, el reconocer oficialmente la Asociación como un miembro de plena legitimidad y derecho en la Familia Salesiana.

El título específico por el que la Asociación pertenece la Familia Salesiana es su devoción salesiana a María Auxiliadora. La herencia mariana de Don Bosco cobra así en la Familia Salesiana un más acentuado y enérgico color mariano. Don Bosco la quiso una Asociación popular, de amplia base y sin demasiados requisitos, pero abierta y en comunión con los demás grupos de la Familia Salesiana. (De las cartas del P. Viganó decretando el reconocimiento de ADMA
como miembro de la Familia Salesiana)

Dios nos habla (Hechos de los Apóstoles 2, 42-47)

Nuestra vida se enriquece cuando conocemos y pertenecemos a grupos en los que encontramos proyectos, tareas, experiencias y, sobre todo, personas que dan sentido y orientación a nuestras vidas y nos permiten, protenciándonos, realizar un proyecto de vida que creemos es el proyecto que Dios nos ofrece.

Ese es el caso del modelo de pertenencia que nos presentan las primeras comunidades cristianas y, que creemos, podemos repetir en la Familia Salesiana.

Todos se reunían asiduamente para escuchar la enseñanza de los Apóstoles y participar en la vida común, en la fracción del pan y en las oraciones. Un santo temor se apoderó de todos ellos, porque los Apóstoles realizaban muchos prodigios y signos. Todos los creyentes se mantenían unidos y ponían lo suyo en común: vendían sus propiedades y sus bienes, y distribuían el dinero entre ellos, según las necesidades de cada uno.

Intimamente unidos, frecuentaban a diario el Templo, partían el pan en sus casas, y comían juntos con alegría y sencillez de corazón; ellos alababan a Dios y eran queridos por todo el pueblo. Y cada día, el Señor acrecentaba la comunidad con aquellos que debían salvarse.

Meditemos la Palabra.

Este hermoso pasaje puede reflejar nuestra propia realidad. Nosotros pertenecemos a la Iglesia y, dentro de ella, a una Familia que para la Iglesia ha sido enriquecida con carismas, con dones especiales del Espíritu. Esta riqueza se hace tal en la medida que se comparte. Los primeros cristianos “se reunían con entusiasmo” (Hechos 2, 46). Era el entusiasmo por el mismo Señor, que conocían, amaban y seguían. Pedro decía de otros cristianos, y podría decir de nosotros ahora: “Ustedes lo aman sin haberlo visto; ahora creen en Él sin verlo, y nadie sabría expresar su alegría celestial”.

Pertenecer a la Familia Salesiana es una manera de pertenecer a la Iglesia del Señor y una manera de seguirlo, amarlo y de “reunirnos con entusiasmo” (Hecho 2,46)

Experiencia de Don Bosco – Experiencia Salesiana.

Quizás sea Don Bosco el único fundador de una Congregación Religiosa que la iniciara con alumnos que eran aún adolescentes. Cuando Miguelito Rúa tenía tan sólo once años ya escuchada de Don Bosco la invitación a compartir, durante toda la vida, la mitad de sus tareas y misión. Llegaría a ser su sucesor cumpliendo lo que Don Bosco quiso hacer de aquel niño: su primer colaborador. A un pequeño grupo de adolescentes, internos de su Oratorio, los invitó a realizar con él un servicio de caridad pastoral en favor de los jóvenes, hacer lo que él hacia, contentándose con una simple promesa, que con el tiempo maduraría en una consagración religiosa.

¿Qué veían y sentían entonces aquellos jóvenes? que valía la pena hacer lo que Don Bosco hacía y ser como él era. Eso expresó con su acostumbrada vehemencia Juan Cagliero, futuro Cardenal: “No sé muy bien a donde nos quiere llevar Don Bosco con su invitación. Si nos quiere frailes o no, me trae sin cuidado. Yo lo que quiero es estar con Don Bosco”.

Para compartir.

Uno pertenece cuando ofrece y comparte lo que para todos es elemento clave fundamental en la constitución de la familia, cuando lo que vincula es imprescindible para entender como tal familia. La Asociación tiene como una de sus finalidades el reconocer, fomentar y vivir la presencia maternal de la Virgen Auxiliadora.

¿Podría entenderse Don Bosco sin la Auxiliadora?

¿Podría alguien ser de veras “salesiano” sin un cariño especial a la Virgen Auxiliadora?

¿Alguien de la Asociación de MAría Auxiliadora podrá sentirse “extraño, o no considerado, en una Familia Salesiana en la que la Auxiliadora lo es todo en su historia y experiencias, en una Familia que es todo de maría?

El Beato Don Felipe Rinaldi, tercer sucesor de Don Bosco, dijo: “La Congregación Salesiana es María Auxiliadora”. ¿Qué quiso decir con ello?

Invoquemos el Auxilio de María.

María, Inmaculada y Auxiliadora: nos ponemos, una vez más, bajo tu protección con el deseo de llenar nuestra vida, trabajando por amor a Dios y por la salvación de los hombres.

Mira con bondad al Papa, a los sacerdotes y a todos los misioneros; a la Iglesia, a la Familia Salesiana, a nuestros familiares y amigos y a todos nuestros jóvenes; no olvides a los que sufren e intercede por nuestros difuntos.

Ayúdanos, con tu meditación, a ser fieles a nuestra vocación salesiana; que sepamos encarnar el ideal de Don Bosco y nos entusiasmemos con su ejemplo de vida humilde, íntegra y austera; que sea la caridad lo que más prodiguemos de su herencia.

Haz, Madre nuestra, que sepamos buscar en todo la voluntad del Padre y podamos conseguir así nuestra salvación. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: