11 de febrero: Nuestra Señora de Lourdes

Nuestra Señora de LourdesParroquia Espíirtu Santo, Las Charcas, Salesianos, Santo del Día, Santoral Diario

Lourdes es un pueblo en el sur de Francia a donde van millones y millones de hombres y mujeres de todo el mundo, para visitar la gruta de Massabielle, donde se apareció la Virgen María, y rezarle a ella devotamente para que cure enfermedades y para hacer penitencia por los pecados.

Todo empezó el 11 de febrero de 1858. Aquel día volvían tres niñas de recoger leña para su pobre casa. Iban juntas Bernadette Soubirous, su hermana Toinette y su amiga Jeanne. Al pasar por Massabielle, junto al río Gave, Bernadette (Bernardita) notó una ráfaga potente de aire y se volvió. En un hueco de la roca vio, entre rayos de luz, una señora joven, cubierta con un velo, con un vestido blanco, con una banda azul y con un rosario en sus manos. La niña se asustó mucho, pero se quedó quieta. Aquel día ya no sucedió nada más. A los tres días, acompañada por su padre, volvió al lugar y la aparición también volvió, todo igual. Viento, resplandor y la figura de la Señora. Bernadette reza el Rosario con la aparición.

La tercera aparición sucedió el día 18 de febrero. Son ya varios los acompañantes. Esta vez la Señora dice a Bernadette que vaya allí durante quince días. La policía, un poco molesta por lo que oye, decide intervenir. Conducen a la niña ante el comisario que le hace sufrir un interrogatorio. Bernadette no niega nada, pero no dice nunca que la que se le aparece sea la Virgen María.

Y fueron pasando los quince días y la aparición continuaba fiel a la cita, menos los días 22 y 26 de febrero que no fue. Pero el 25 ocurrió algo especial. Las 330 personas que estaban allí vieron como Bernardita subía por la roca y metía la mano en la tierra, la sacaba llena de barro y se la metía en la boca. Al cabo de un rato todos vieron que de aquel pequeño hueco brotaba un manantial de agua clara. La señora de la aparición le había dicho también que había que hacer penitencia por los pecados.

El día 2 de marzo Bernadette, después de la aparición, fue derecha a casa del señor cura y le dio un mensaje de parte de la Señora: había que ir en procesión hasta la gruta y había que edificar una capilla en Massabielle.

El día 25 de marzo a la pregunta de Bernardita: ¿Quién sois vos? La Señora respondió: <<Yo soy la Inmaculada Concepción>>. Aquella respuesta aclaró todas las dudas sobre la autenticidad de las apariciones: la Virgen María se había aparecido en Lourdes. Pronto comenzaron a llegar las grandes multitudes y no sólo se edificó una capilla sino cuatro.

Las curaciones han seguido, y ya ppara siempre Lourdes es un lugar para encontrar a Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s