26 de enero: San Timoteo y San Tito

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santoral, Santo del Día, Santo DiarioSan Timoteo y San Tito,
Obispos

Estos dos santos son los colaboradores de San Pablo en todos sus viajes. Eran los que le acompañaban, una vez Timoteo y otra Tito. Los dos tenían una gran formación cristiana que la habían aprendido del mismo San Pablo. Le escribían algunas de sus cartas tal como el Apóstol las dictaba. Uno u otro estuvieron con él en sus dificultades, peligros, cárceles, apaleamientos.

Timoteo nació en Listra, una ciudad que estaba en la actual Turquía. Su padre era griego y su madre judía. San Pablo, en la segunda carta que le escribió, alaba su fe cristiana que recibió por el ejemplo y enseñanzas de su madre y de su abuela. A partir del primer viaje de San Pablo a Listra, ya Timoteo acompaña al Apóstol, junto con Silas a Tróade y Macedonia. Más tarde Pablo manda Timoteo a Tesalónica, para que anime la fe de aquella comunidad. Cumplida su misión, se encuentra otra vez con Pablo en Corinto. También fue con Pablo a Tróade para comprobar los resultados de la colecta de dinero que se había hecho para auxiliar a los cristianos pobres de Jerusalén.

San Pablo hizo a Timoteo obispo de Éfeso y le puso al cuidado de aquella naciente comunidad. El Apóstol, desde Roma, se preocupará de la salud de su acompañante al que ha dejado en Éfeso y le dirige dos cartas de ánimo y de salutación. Nos ha quedado en Timoteo el recuerdo de un colaborador eficaz y de un discípulo fiel.

San Tito era de Cilicia, también, como Timoteo, una región de Turquia. Griego de cultura. San Pablo ya lo nombra en su carta a los Gálatas. Tito fue el encargado por Pablo de poner paz en la comunidad cristiana de Corinto, allá donde fue primero Timoteo y luego el mismo Pablo. Se ve que Tito publo lograr la deseada paz. Para dar esta gran noticia a Pablo, Tito fue hasta Macedonia, porque sabía el alegrón que iba a darle al Apóstol.

San Pablo dejó a Tito en Creta, una isla cercana de Grecia, porque tenía que organizar la comunidad de allí y tenía que poner sacerdotes para que cuidaran de todos. Pablo le escribió una carta, dándole lecciones de vida cristiana para que Tito pudiese darlas en sus viajes. Y le dice también que espera verlo pronto en Nicópolis.

Y ya no se sabe nada más de San Tito. Su cuerpo se venera en la catedral de Venecia. Es uno de los primeros seguidores de Jesús que, no siendo judió, acogió su fe con entusiasmo.

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santoral, Santo del Día, Santo Diario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: