31 de diciembre: San Silvestre I

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo del Día, Santoral DiarioSan Silvestre I,
Papa y Mártir.

Su nombre es muy conocido por celebrarse su fiesta en el último día del año. Muchos acontecimientos llevan su nombre por ser 31 de diciembre, pero no tiene que ver nada con el santo Papa de hoy,

De su vida sabemos muy pocas cosas, pero sí que sabemos de lo que ocurrió en su tiempo y, desde luego, en todo tendría mucho que ver el obispo de Roma.

Silvestre fue elegido Papa el 31 de enero del año 314, cuando murió el Papa anterior San Melquiades. Le tocó gobernar la Iglesia en un período muy bueno. Desde el año 313 había libertad para los cristianos que acababan de pasar por la terrible persecución de Diocleciano. Ahora ya tenían libertad, gracias al emperador Constantino.

Además, este emperador no sólo había dado libertad a la Iglesia sino que quería favorecerla en todo lo que pudiese. Por eso atendía al Papa, se dejaba aconsejar por el obispo Osio de Córdoba, sabía que si procuraba que la Iglesia cristiana estuviera unida, su imperio también lo estaría.

Ya antes de ser Papa Silvestre, habían comenzado a nacer, lejos de Roma, unas herejías, que son errores sobre la fe, que amenazaban la unidad cristiana. Eran las herejías de donatistas y arrianos, que se separabam de la unidad de la Iglesia. Constantino facilitó las cosas para que se pudiesen reunir los obispos en Nicea y declarar la verdad en contra de los herejes Donato y Arrio. En ese concilio estuvieron presentes los enviados del Papa Silvestre, que firmaron también el escrito final de la asamblea.

El emperador hizo construir una gran ciudad para ser la capital del imperio, era Constantinopla que fue estrenada en el año 330. Entonces regaló al Papa Silvestre su palacio de Roma y el Papa se trasladó a vivir allí y mandó que se constriyese la basílica de San juan de Letrán, que es la catedral de Roma. Constantino también hizo construir las basílicas de San Pedro, Santa Cruz y San Lorenzo.

San Silvestre murió el 31 de diciembre del año 335. Fue enterrado en el cementerio de Priscila. Al cabo de muchos años, en el 731, sus reliquias fueron trasladadas a la basílica de San Silvestre que le dedicaron.

Es uno de los primeros santos que no fueron mártires.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s