Un nuevo templo.

Desde los inicios de 1869, Don Bosco tenía sueños recurrentes con la construcción de una iglesia de mayor capacidad que la de San Francisco de Sales, en Turín, dedicada a María Auxiliadora, aquella devoción guerrera, que sale siempre en defensa de la Iglesia.

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Don Bosco, San Juan Bosco, María Auxiliadora, Virgen Auxiliadora

Dos años después, una tarde del 28 de diciembre de 1862, Don Bosco le dice a Pablo Albera y al clérigo Cagliero: “Yo pensaba, nuestra iglesia es demasiado pequeña, no caben en ella todos los muchachos y están apiñados unos sobre otros. Por consiguiente, levantaremos un gran templo y le daremos el título de ‘Iglesia de María Auxiliadora’. No tengo un céntimo, no sé de dónde sacaré el dinero, pero eso no importa. Si Dios la quiere, se hará“.

Texto: Parroquia El Espíritu Santo / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


Visita nuestras redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s