Ejercicio del 24 de cada mes: Diciembre – Una devoción mariana de suma actualidad.

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, María Auxilaidora, Virgen Auxiliadora, Virgen de Don BoscoMotivación.

La devoción a la Auxiliadora nos debe llevar a vivir un serio compromiso en la Iglesia. Tal como se concibe esta devoción, no se puede aceptar quedarse en hermosas manifestaciones marianas, que no lleven a comprometer nuestras vidas, tiempo y cualidades. Sólo tiene auténtica devoción a la Auxiliadora quien se siente dentro de la Iglesia en el esfuerzo evangelizador y transformador del mundo. Precisamente el nombre de Auxiliadora recuerda los “auxilia”, que eran las tropas de refuerzo que en sus luchas tenían los romanos para defender y apoyar a quienes luchaban en primera fila y se encontraban en dificultad.

La Virgen “auxilia” a quienes, con su Hijo Jesús, transforman para mejor el mundo que debe ser el Reino de Dios. La Virgen entra en esa lucha, nunca auxilia a quien pasivamente no se esfuerza y que sólo se lamenta de cómo están las cosas sin poner nada de su parte.

Lectura Salesiana.

Para una acertada orientación de la devoción a María Auxiliadora debemos tener en cuenta dos tareas importantes:

La primera se desprende de que nos encontramos ante una devoción de suma actualidad. Efectivamente, la advocación de “Auxiliadora”, que llegó a integrar las advocaciones de Madre y Maestra, es una devoción de “tiempos difíciles”.

Ahora bien, nosotros estamos viviendo unos tiempos marcados por mútliples e inéditas dificultades, sea en el plano de la sociedad civil, sea en el mismo interior de la comunidad eclesial. Urge, por eso, “presentarla como una devoción de actualidad, una devoción para jóvenes cristianos valientes, una devoción para los cetos populares que resisten al secularismo, una devoción que nutra la esperanza y anime a quien lucha por superar las dificultades. ‘Auxilio de los cristianos’ subraya precisamente el aspecto característico de la esperanza: auxilium. Lleva consigo, pues, elementos muy concretos para poder llenar un movimiento de espiritualidad que guste a la juventud de hoy, que guste a los comprometidos de hoy, que guste al pueblo de hoy, para poder afrontar sus problemas”. (E. Viganó)

Una segunda tarea, en íntima conexión con la anterior, es la necesidad de renovar las expresiones y manifestaciones externas de esta devoción, dándole al mismo tiempo hondura y modernidad.

Para que la devoción a María Auxiliadora se adevoción de actualidad, no sólo en el fondo sino también en la forma, es absolutamente necesario darle unas expresiones y manifestaciones externas que correspondan plenamente a la sensibilidad y a la psicólogía del hombre de hoy.

“Se debe renovar la mentalidad, porque el cambio cultural y los cambios eclesiológicos han llevado a visiones nuevas. Por lo cual, si un Instituto de carácter mariano no se plantea el problema de la renovación de esta dimensión, fácimentel se desvía, o pierde uno de los elementos que enriquecen su vocación específica” (E. Viganó).

Aquí se abre un vasto campo a la creatividad pastoral de toda una Familia Salesiana en una dimensión verdaderamente esencial de nuestro Carisma. Se trata, en efecto, de traducir al hoy del mundo y de la sociedad, los valores permanentes de la devoción mariana como la entendía y vivía San Juan Bosco.

Dios nos habla (Juan 19, 25)

Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena.

Meditemos la Palabra.

Momento difícil y, hasta tráfico, el de la Pasión y Muerte de Jesús. Y si lo era para el Hijo también lo era para la Madre. La presencia de María en aquel momento angustioso y de soledad fue para Jesús un verdadero auxilio. La Madre estaba donde su Hijo luchaba y se entregaba. Y su presencia estaba siendo válida para otros auxilios de María. Se le confiaba ser Madre de sus otros hijos, para acompañarlos en el proceso de salvación, auxiliándolos en las dificultades, que nunca faltarán, como el mismo Jesús anunciaba para sus seguidores: “Si a Mí me han perseguido, también a ustedes los perseguirán”, “no es mejor la suerte del discípulo que la del maestro”. Se necesitarían, pues, los auxilios de la Auxiliadora.

Para compartir.

Ante las situaciones difíciles para la Iglesia en estos años, dificultades para nuestro pueblo, para las familias, para los jóvenes…, la Iglesia debe enfrentar serios desafios y acertar en las respuestas salvadoras al hombre de hoy, con su especial sensibilidad y psicología, desorientado por la falta de sentido en la sociedad de consumo.

La “Pastorcita” de los sueños de Don Bosco sigue interesada en “auxiliar” en las circunstancias difíciles de la Iglesia. Tener devoción a la Virgen nos deberá llevar a encontrarnos con Ella en esta tarea de auxiliar, haciéndolo con su estilo e intereses.

¿Cómo lo estamos haciendo? ¿A ello nos lleva nuestra relación con la Virgen?

Invoquemos el Auxilio de María.

Te pedimos, Madre Auxiliadora, nos obtengas del Señor ser testigos de Jeús ante tantos hombres distraídos por otros intereses, y anunciarles que el señor se nos ofrece como bien supremo y único Salvador.

Auxílianos, Madre.

Te pedimos, Madre Auxiliadora, que nuestros hogares puedan defenderse de la campaña y asechanzas que atentan a diario contra sus fundamentos, para que puedan en ella los hjos conocer y amar al Señor por la vivencia y testimonio de sus padres.

Auxílianos, Madre.

Te pedimos que, como cuidaste y auxiliaste el crecimiento y desarrollo de tu misterioso Hijo, auxilies a tantos niños y jóvenes que no encuentran el ambiente, que se merecen, para hacer realidad el sueño de Dios en ellos.

Auxilíanos, Madre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s