18 de diciembre: Nuestra Señora de la Esperanza

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo del Día, Santoral DiarioNuestra Señora de la Esperanza

Esta fiesta dedicada a la Virgen María también se llama la ‘Expectación del Parto de María’, porque al faltar sólo ocho días para que llegase el nacimiento de Jesús en Belén, la virgen estaría pasando unos días llena de esperanza alegre por el pronto nacimiento de su Hijo. Expectación quiere decir eso, esperanza.

La Virgen esperaba desde hacía casi nueve meses, como todas las madres, que su hijo llegase al mundo para poder conocerlo y quererlo aún más de lo que ya lo quería.

Nosotros hoy debemos acompañar a la Virgen en su esperanza. Esperamos con ella que Jesús venga entre nosotros, creeme que Él es el Hijo de Dios que nace para salvarnos y hacernos a todos también hijos de Dios. ¡Qué suerte que tenemos! María nos trae al Señor para que sea nuestro mejor amigo.

También se llama esta fiesta la ‘Virgen de la O’ y se llama así porque, a partir de esta tarde todos los sacerdotes, frailes y monjas, cuando se reúnan para rezar lo que se llama Vísperas cantan una alabanza a Dios con la exclamación ‘Oh’, como si tuviesen una gran sorpresa al darse cuenta de que la grandeza de Dios llega, ya casi, a Belén.

Es una fiesta muy antigua. Empezó en el siglo VII en España, gracias al interés del obispo de Toledo, Eugenio, y de su sucesor San Ildefonso. Ellos propusieron a los obispos españoles que se celebrase esta fiesta para preparar a todos los cristianos a la celebración de la Navidad. Así, al celebrar la fiesta de la Virgen, su pensamiento y sus oraciones acompañarían a María en su espera del nacimiento de Jesús. Y la fiesta cayó muy bien en el pueblo y se propuso hacerla durar para siempre.

Un poeta ha imaginado lo que María pensaba en los días anteriores al nacimiento de Jesús y dice que así diría la virgen en su corazón:

‘Al pensarlo sentía unos enormes deseos de llorar; ¡Dios, un Dios nuevo habitaba en la tierra, iba a hacerse carne de nuestra carne y yo tenía la infinita fortuna de prestarle la mía! Y así llegó la hora de Belén.’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: