08 de diciembre: La Inmaculada Concepción de la Virgen María

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo del Día, Santoral DiarioLa Inmaculada Concepción de la Virgen María

Hoy es una de las fiestas grandes de la Virgen. Celebramos que María nunca estuvo bajo el poder del mal, ni siquiera tuvo el pecado original en el primer momento como criatura. Como tenía que ser la Madre de Dios, por eso el Señor la preservó del pecado desde el principio. Así que la Virgen se nos presenta a todos como un modelo de lo que tenemos que ser todos. Debemos conservarnos lejos del mal, nunca tenemos que hacer el mal, porque Jesús vino, por medio de su Madre María, para hacernos hijos de Dios y los hijos de Dios no pueden ser malos nunca.

Comenzó a celebrarse esta fiesta en España por primera vez en todo el mundo. Fue en el siglo VII con San Idelfonso de Toledo. Lueo se fue extendiendo por otras partes. También la Universidad de Valencia fue la primera que hacía jurar a sus miembros que defenderían siempre esta celebración de hoy.

Toda la gente estaba de acuerdo en creer esta verdad de fe; que la Virgen María había sido siempre inmaculada. Tanta fuerza hizo el pueblo que el Papa Beato Pío XI, en 1854, después de pensarlo mucho, de consultar a los obispos, de rezar devotamente, declaró con toda solemnidad, que todos los cristianos tenían que creerlo para siempre. Es lo que se llama un ‘dogma de fe’.

Tenemos que ver en María, sobre todo, una madre que nos quiere mucho a todos. Ella sabe que su Hijo Jesús vino al mundo para salvarnos y hacernos hijos de Dios. Jesús nos trajo la salvación con su muerte en la cruz y con su Resurrección. Por eso María nos quiere tanto, porque sabe muy bien todo lo que le costamos a su Hijo y a ella misma, que tanto tuvo que sufrir en su vida.

Los cristianos de toda la vida han querido mucho a la Virgen, por eso la han rodeado de cosas: coronas, mantos, flores, velas, joyas. Y todo eso, que está muy bien, pero quizá ha tapado la verdadera figura de María. Todo eso nos la pone demasiado alta. Tú acércate a ella para rezarle. Le gusta mucho oír el Ave María porque es la oración que le recuerda lo que le dijo el ángel cuando le anunció que iba a ser Madre de Dios.

Rézale a la Virgen, llámala Madre. Será tu ayuda para siempre y te enseñará el camino que marcó su Hijo Jesús para que todos seamos felices y nos salvemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: