04 de diciembre: San Juan Damasceno

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Santo del Día, Santoral DiarioSan Juan Damasceno,
Doctor

Se llamaba Damasceno porque era de Damasco, la capital de Siria, pero su apellido era Mansur.

No sabemos con exactitud el año de su nacimiento, se supone que fue hacia el año 675. Su padre ocupaba un alto cargo en la administración del país. Era un hombre rico y pudo educar a su hijo Juan en las mejores escuelas de la capital. Así salió el niño: tenía u na cultura muy firme y muy extensa. Conocía el griego, latín, siriaco y, seguramente, el árabe.

Cuando estaba a punto de ser él también administrador del estado, en la provincia árabe de Siria, dejó todas las cosas y decidió hacerse monje. Entró en el monasterio de San Sabas, que era muy famosos en aquella época. Llevó una vida santa y retirada y, una vez que lo ordenaron sacerdote, se dedicó a escribir las obras que lo han hecho célebre hasta hoy.

Escribió sobre toda la doctrina cristiana, procurando defenderla de todas las herejías que campaban por los países de Oriente. Unos decían que Jesús no era hombre, otros que no era Dios y cosas por el estilo. Juan, en sus obras, exponía la verdad con claridad y atacaba los errores que se desviaban de ella.

Otro asunto en el que se empeñó mucho fue en contradecir a los que se oponían al uso de imágenes y cuadros en los que se viesen figuras de santos, de la Virgen María o del Señor. San Juan decía que el uso de imágenes era la mejor manera para enseñar a los que no sabían leer. Así, viendo las imágenes, todos podían aprender quien era Jesús, la Virgen o los santos, qué es lo que hicieron, cómo vivieron y también las escenas del Evangelio.

En su tiempo empezaba a tener una fuerza muy grande la religión mahometana. San Juan, que la conocía muy bien porque su padre había sido administrador del gobernador musulmán de la provincia de Siria, también escribió un libro para explicarla y para que los cristianos se diesen cuenta de que no era una especie de cristianismo, como algunos pensaban. Un cristiano fiel a su fe no podía pertenecer al Islam.

Destacó también San Juan como poeta. Compuso varios himnos y poemas que luego los monjes cantaban en la iglesia para alanbar a Dios. Tuvo fama de buen predicador y hablaba con frecuencia a los monjes de su monasterio. También lo llamaban de diferentes sitios para poder oír su palabra, incluso llegó varias veces hasta Jerusalén para predicar.

Siendo ya anciano, hacia el año 750, murió santamente en su monasterio de San Sabas. El Papa León XIII lo nombró Doctor de la Iglesia en 1890.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: