Domingo sana a su mamá.

Un día, ante la sorpresa de todos, Domingo pide permiso a Don Bosco para ir a ver a su madre, que se encontraba muy enferma. En efecto, no se sabe cómo lo supo, pero era cierto: la madre estaba próxima a dar a luz y el parto se presentaba sumamente peligroso. Domingo, guiado como por una fuerza invencible, corre al lado de la enferma. La madre sorprendida exclama: “¡Domingo, mi Domingo! – Domingo la estrecha, la abraza – Ahora sal, hijo mío. Apenas esté bien, te llamo”.

Sí mamá.

La madre baja los ojos y toca con la mano algo así como un escapulario que Domingo le ha dejado sobre el pecho. Levanta los ojos hacia el cuadro de María que cuelga en la pared y un suspiro profundo brota de su pecho.

Me siento mejor – exclama entre lágrimas.

El médico llega y cuando agarra la mano de la enferma se vuelve hacia Carlos, el marido y le dice: “Todo ha pasado. Está fuera de peligro. Aquí ha sucedido algo maravilloso”.

Sí, doctor, algo maravilloso… ¡Esto! – y agarra el escapulario que le había dejado Domingo. Domingo regresó después al oratorio y se presentó a Don Bosco para agradecerle el permiso y para decirle que su madre estaba perfectamente bien. Fueron muchas las gracias conseguidas con aquel milagroso escapulario.

Texto: Parrroquia El Espíritu Santo / Fotografía: Parroquia El Espíritu Santo
info@espiritusantogt.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: