Ejercicio del 24 de cada mes: Junio – Don Bosco, apóstol de María Auxiliadora en la Iglesia

María Auxiliadora, Auxiliadora, Virgen Auxiliadora, Virgen de Don Bosco, Salesiano, Parroquia Espíritu Santo, Las CharcasMotivación.

Los Salesianos hemos heredado de Don Bosco el noble título de apóstoles de María Auxiliadora. Como Don Bosco, no nos contentamos con amar a María Auxiliadora, sino que nos dedicamos a hacerla amar. Es que “obras son amores y no buenas razones”. Cuando alguien entiende que la presencia activa de la Virgen es un valiosísimo regalo de Dios, el entusiasmo y admiración que esto despierta nos debe llevar a hacer que otros la aprecien, la amen y la imiten.

Los medios usados por Don Bosco para su campaña mariana siguen siendo válidos para propagar la devoción a María Auxiliadora hoy.

Lectura Salesiana.

Don Bosco, apóstol de María en la Iglesia.

Don Bosco no se habría convertido en el más grande apóstol de María Auxiliadora de todos los tiempos si él no hubiera pasado por la experiencia, colmada de sobrenatural, de la construcción de la iglesia de María Auxiliadora.

La conciencia popular no tardó en descubrir el maravilloso entendimiento entre María Auxiliadora y Don Bosco; el vínculo indeleble que los unía Don Bosco era verdaderamente “El santo de María Auxiliadora” y María Auxiliadora era “la Virgen de Don Bosco”.

Esa denominación, confiada a la historia, había nacido de la intuición de fe de los creyentes. Y con razón. La imaginación y creatividad de Don Bosco no cesó de buscar medios no sólo para amar a María Auxiliadora sino para hacerla amar. Señalamos algunos de los más importantes con los que Don Bosco expresó su reconocimiento a María Auxiliadora y propagó su devoción.

Además del célebre Santuario de Turín, Don Bosco escribe y dibulga seis libritos en los que ilustra el título de Auxiliadora convirtiéndose así en el teólogo de dicho título.

Funda el Instituto de las Hijas de María Auxilaidora (1872) como monumento de perenne reconocimiento de los innumerables favores obtenidos de tan buena Madre.

Pone en marcha la Obra de María Auxiliadora para las vocaciones tardías. Esta obra, aunque ha desaparecido en la actualidad, ha dejado vinculado a la devoción a María Auxiliadora el compromiso por las vocaciones.

A petición de los fieles funda la Asociación de Devotos de María Auxiliadora que Pío IX aprobó el 5 de abril de 1870 y que hoy se encuentra esparcida por el mundo entero.

Compone y hace aprobar por Roma la Bendición de María Auxiliadora la cual se dice el IV sucesor de Don Bosco, Don Pedro Ricaldone, que es “un pequeño monumento de piedad litúrgica y mariana”.

Difunde la popular Novena conocida por todos, de cuya eficacia son incontables los testimonios en el m undo entero.

Populariza la jaculatoria “María Auxiliadora de los Cristianos, ruega por nosotros”, grabada en el corazón de todos los miembros de la Familia Salesiana y de incontables cristianos, y que es expresión de fe, de confianza y fuente de innumerables gracias espirituales.

A todo esto hay que añadir sus conferencias, sermones, buenas noches y los millones de estampas, medallas, cuadros que difundió por el mundo entero.

Dios nos habla (Juan 19, 26-27)

Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien el amaba, Jesús le dijo: «Mujer, aquí tienes a tu hijo». Luego dijo al discípulo: «Aquí tienes a tu madre». Y desde aquel momento, el discípulo la recibió en su casa.

Meditemos la Palabra.

Si Don Bosco, consciente que desde niño había sido entregado a María por su madre, y que con Ella se había encontrado a partir del sueño de los nueve años, hizo, por su cariño y devoción, tanto por la Virgen ¿qué no haría el discípulo Juan con María, su nueva Madre, al acogerla en su casa? ¿qué contaría de Ella a los vecinos y amigos? ¿qué detalles filiales tendría con Ella? Nos podemos imaginar tantas y tan lindas cosas… amar a la Virgen debe traducirse en hechos de cariño, devoción, fervor y entusiasmo para hacerla conocer y amar.

Para compartir.

La experiencia de Don Bosco debe ser también nuestra experiencia porque en su esucela de espiritualidad estamos. Como al discípulo Juan, también a nosotros se nos da el regalo de María. Acogerla y cuidarla nos debe llevar a gestos concretos.

¿Qué hacemos, qué podemos hacer, si de veras también a nosotros se nos debe decir, aquí y ahora, que somos los apóstoles de María Auxiliadora? Jesús nos regala y nos confía un tesoro inestimable con María, ¿cómo lograr hacerla apreciar por cuantos nos rodean?

Invoquemos el Auxilio de María.

Oración de abandono en María Auxiliadora

Gloria a Ti, Padre de misericordia; a Ti, Hijo redentor; a Ti, Espíritu santificador; uno y trino que salva.

Te alabamos, Trinidad divina, por hacer asociado inefablemente a María en la obra de la salvación, elevándola a Madre de Dios y Madre nuestra.

Y Tú, Señor Jesús, Hijo de María y primicia del mundo nuevo, danos tu Espíritu para que suscite en nuestros corazones los mismos sentimientos de tu amor.

Te suplicamos renueves para nosotros, el inefable testamento de la Cruz, cuando legaste al apóstol Juan el título y la calidad de Hijo de tu Madre María. Repite también para cada uno de nosotros: “ahí tienes a tu hijo”, para que siempre sepamos vivir con María en casa.

Que Ella viva maternalmente con nosotros, nos tome de la mano y sea nuestra inspiradora en la evangelización de los pequeños y pobres; nos ayude a ser piedras vivas de la Iglesia, en comunión de vida y acción con el Papa y los Obispos; nos alcance intensidad de escucha y celo apostólico para que seamos profetas cereíbles de esperanza en el próximo adviento del tercer milenio de la fe cristiana; nos eduque para la inventiva pastoral y la bondad atrayente alimentada de ascesis, que nos hace expertos en diálogo y amistad, especialmente con los jóvenes más pobres.

Acoge, te rogamos, este filial “acto de abandono” y haz que participemos cada vez más en el testamento de tu Hijo en el Calvario. Por Él, con Él y en Él nos proponemos vivir y trabajar incansablemente en la construcción del Reino del Padre.

María, Auxiliadora de los Cristianos, ruega por nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: