Los sacrificios del pequeño Juan Bosco

Por más que no midiese ni siquiera el metro de altura, ni hubiese cumplido seis años todavía, Juan ya era capaz de hacerse cargo de la vaca y de llevarla a pastar temprano al prado que les dejó su padre. Allí se encontraba, casi infaliblemente, a Segundo Matta, no más mozo que él.

Parroquia El Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, San Juan Bosco, Don Bosco

En cuanto el sol se elevaba un poco sobre el horizonte, sin tener paciencia para esperar más tiempo, sacaba cada uno su pedazo de pan áspero y negro; el de Juanito, sabrosísimo y blanco, como amasado por Mamá Margarita. Un día Juanito, sin más, propuso el cambio. Se lo estuvieron cambiando un largo tiempo.

Texto: Parroquia El Espíritu Santo / Ilustración: Parroquia El Espíritu Santo


Visita nuestras redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s