1863: El bolso de la Virgen

San Juan Bosco, Don Bosco, Sueños de Don Bosco, Salesiano, Parroquia Espíritu Santo, Las CharcasEn la mente y en el corazón de Don Bosco ocupaba siempre un lugar de preferencia la figura amabilísima de la Santísima Virgen.

***************************************************************

Una noche de los primeros días de julio, el Santo decía a sus oyentes que había tenido un sueño en el que había visto a una persona (y parece que fuese la Virgen) que pasaba entre los jóvenes a los que presentaba un bolso ricamente bordado, para que cada uno sacase a suerte un billetito de los muchos que había en el interior del mismo. Don Bosco se puso al lado de la aparición. A medida que los jóvenes iban sacando los papelitos, el [Santo] iba anotando la frase o palabras en cada uno de ellos escrita. Terminó su breve relato añadiendo que todos sacaron su billete, a excepción de un joven que permaneció apartado de los demás, y como Don Bosco hubiese querido ver lo que había escrito en el papelito correspondiente al tal que había quedado en el fondo del bolso, leyó esta palabra: Muerte.

**************************************************************

Después del relato invitó a cada uno de los muchachos a que se presentasen a él para comunicarles lo que había escrito en sus respectivos billetes. Los alumnos eran en casa unos 700 y a cada uno les fue diciendo una palabra ó una frase profética o de consejo, variadísima y adaptada a las propias necesidades espirituales. Y lo más sorprendente es, que después de muchos años se recordaba de cuanto había dicho a cada uno de los jóvenes.

Don Sebastián Mussetti, de la Colegiata de Carmagnola, a la sazón jovencito del Oratorio, supo de labios de Don Bosco que en su billete se hallaba escrita esta palabra: Constancia.

Habiéndose encontrado con el Santo después de muchos años, oyó que Don Bosco le decía en tono solemne:
-¡Oh! Recuérdate: ¡Constancia!

Pero aún hay más, asegura el Canónigo. Un grupo de jóvenes se puso en guardia llevando nota de cuantos se presentaban a Don Bosco para preguntarle sobre el contenido del propio billetito, y no hubo nada más que uno que no lo hiciera. Este tal fue un joven de Ivrea que terminaba aquel año los estudios de bachillerato.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: