Un mes con Domingo Savio – Día 29: “Domingo Savio es Canonizado”

Santo Domingo Savio, Domingo Savio, Salesiano, Salesianos, Santidad SalesianaLa devoción a Domingo Savio se había extendido rápidamente y en todos los Continentes se habían celebrado actos en su honor. El nuevo Beato era invocado por jóvenes y adultos. Las gracias y milagros se multiplicaron sin cesar. Hacía falta ahora escoger, de entre los numerosos milagros presentados, dos que pudieran servir para la canonización.

Los dos milagros seleccionados tuvieron lugar en Italia, casi inmediatamente después de la Beatificación y como manifestación patente de la voluntad Divina.

PRIMER MILAGRO

La Señora María Porcelli Gianfreda enferma gravemente. El diagnóstico de los médicos Dr. Luciano Monosi y Marino Rizzelli es el siguiente: anemia grave con hemorragia interna. Opinaron que se debía proceder a la operación. Como buenos católicos llamaron al sacerdote para la administración de los sacramentos. El médico de cabecera ante lo desesperado del caso y viendo con tristeza que seis tiernas criaturas iban a quedar huérfanas tiene una inspiración. Se acuerda de haber leído el día anterior una biografía de Domingo Savio y recomienda a la familia que invoquen al Santo jovencito. Para Dios nada es imposible.

Todos rezaron con gran fe.

A la mañana siguiente, fue declarada fuera de peligro y el examen médico muy cuidadoso constató una perfecta reintegración orgánica. La enferma estaba completamente curada. Desde entonces la Señora ha gozado de perfecta salud.

PALABRAS DE DOMINGO SAVIO

¡Oh Señor!, perdonad mis pecados; os amo y os quiero amar eternamente. Este sacramento, que por vuestra infinita misericordia permitís que reciba, borre de mi alma todos los pecados que he cometido con los oídos, con los ojos, con la boca, con las manos y con los pies; que mi alma y mi cuerpo sean santificados por los méritos de vuestra pasión. Amén.

PISTAS DE REFLEXIÓN

Los Santos, como Domingo Savio, son modelos a seguir para nosotros; ellos son también nuestros intercesores ante el Señor. Acudamos a ellos y pidámosle que nos enseñen a amar a Dios como lo hicieron ellos.

ORACIÓN

Tú que fuiste un santo desde tu nacimiento y supiste siempre entregarte al Señor sin miedo, ayúdame a que yo también me entregue a Él y deposite en sus manos mi confianza absoluta. Guíame, Domingo, para que mis pasos me conduzcan por buenos caminos; para que pueda descubrir que en la alegría se encuentra la santidad y que, con amabilidad y amor, debo hacerlo todo en nombre de Dios.

Domingo, se siempre mi modelo a seguir y que mi única preocupación sea no pecar, para que así, con mis actos pueda agradar al Señor y honrarlo con mi vida entera para que, al final de la misma pueda como tú alcanzar la santidad. Amén.

Santo Domingo Savio, ayúdame a ser como tú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: