Un mes con Domingo Savio – Día 11: “Una gran pelea que parece no poder evitarse”

Santo Domingo Savio, Domingo Savio, Salesiano, Salesianos, Santidad SalesianaUn mes con Domingo Savio – Día 11: “Una gran pelea que parece no poder evitarse”

Don Bosco narra en la vida de Domingo Savio, un episodio que es realmente impresionante. Este hecho bastaría por sí solo para inmortalizar la memoria de Domingo. El hecho es el siguiente.

Un día, un compañero de clase de, se le acercó y llamándole aparte le dijo: “Mira Domingo, te voy a decir algo grave que he visto. Dos muchachos acaban de tener una pelea muy fuerte. Parecían dos perros rabiosos, aquello daba miedo. Te lo digo, Domingo, para ver si tú puedes hacer algo. A ti posiblemente te harán caso”.

Al verse descubiertos, los dos muchachos deciden continuar la pelea más tarde y en un lugar solitario. Sería un duelo a pedradas. Domingo reza y se encomienda al Señor, como solía hacer en circunstancias difíciles. Cree que lo mejor es escribir una cartita a cada uno por separado, tratando de ablandar esos endurecidos corazones. Sin decir palabra los dos jóvenes hacen pedazos la carta antes de leerla. Domingo insiste,… les habla,… les amenaza con decírselo a los padres y maestros. Todo inútil, aquellos dos jóvenes ciegos de odio no oyen a nadie… y están dispuestos a eliminarse en un duelo mortal.

-Mira, Domingo, -le dice uno de ellos- no te metas en lo que no te importa. Esto es asunto nuestro.

Pero Domingo no es de los que se asustan fácilmente. Pasado un tiempo vuelve al ataque. Los espera a la salida de la clase y habla con cada uno de ellos en particular. Luego a los dos juntos.

-Me duele mucho que insistáis en vuestra idea -les dijo- yo os prometo, bajo palabra de honor que no os voy a impedir el desafío. Sólo pido que me aceptéis una condición.
-¿Cuál es esa condición?, -preguntan los dos al mismo tiempo.
-Os la diré en el lugar de la pelea.
-Tú nos quieres engañar, Domingo. A lo mejor tienes preparada alguna trampa.
-No -responde Domingo-. Vosotros me conocéis, no miento. Yo estaré con vosotros y presenciaré la pelea. Guardaré el secreto. No llevaré a nadie conmigo.
-¡Aceptado!

Toman el camino hacia los prados de la ciudad, junto a la “Puerta de Susa”. Llegan a un campo. Miden la distancia, colocan el montón de piedras cada uno en su sitio y se disponen al duelo mortal.

Domingo va hacia ellos.

-Primero escuchad mi condición -les dice-. Ellos permanecen en actitud amenazadora. Domingo saca un crucifijo, lo levanta en alto y les dice: “Mirad a este crucifijo, arrojad la primera piedra contra mí y decid en voz alta estas palabras: Jesucristo murió perdonando a los que le crucificaban, y yo, pecador, quiero ofenderle y vengarme bárbaramente”.

Dicho esto, corre a arrodillarse ante el que parecía más furioso y le dice: “¡Lanza primero la piedra contra mi cabeza!”.

-El muchacho que no se esperaba tal cosa, queda sorprendido y, al ver a Domingo arrodillado en tierra como una víctima que esperaba el golpe fatal, se conmueve.

-No, Domingo -grita-, no me pidas eso. No tengo nada contra ti. Tú eres mi amigo.

Domingo se levanta y corre hacia el otro y le pide lo mismo. También este se conmueve y baja la mano. Domingo se alza de nuevo y abraza a uno y a otro. Reina un silencio impresionante. Dos gruesas piedras ruedan por el suelo. Domingo eleva desde su corazón una oración agradecida. Este episodio hubiera quedado ignorado por completo si los mismos muchachos del pleito no hubieran hablado. Domingo guardará el más absoluto silencio.

PALABRAS DE DOMINGO SAVIO

¿Cómo es que estáis los dos dispuestos a evitar un grave peligro en favor mío, aunque soy miserable criatura, y para salvar vuestras almas, que cuestan la sangre del Salvador, y a quien vais a perder con este pecado, no sabéis perdonaros un insulto y una injuria hecha en la escuela?

PISTAS DE REFLEXIÓN

¿Perdonas de corazón a quien te ha ofendido, sin guardarle rencor ni odio?

Domingo dio una lección a sus amigos: todo daño que le deseamos a nuestro prójimo nos causará más daño a nosotros mismos.

ORACIÓN

Tú que fuiste un santo desde tu nacimiento y supiste siempre entregarte al Señor sin miedo, ayúdame a que yo también me entregue a Él y deposite en sus manos mi confianza absoluta. Guíame, Domingo, para que mis pasos me conduzcan por buenos caminos; para que pueda descubrir que en la alegría se encuentra la santidad y que, con amabilidad y amor, debo hacerlo todo en nombre de Dios.

Domingo, se siempre mi modelo a seguir y que mi única preocupación sea no pecar, para que así, con mis actos pueda agradar al Señor y honrarlo con mi vida entera para que, al final de la misma pueda como tú alcanzar la santidad. Amén.

Santo Domingo Savio, ayúdame a ser como tú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: