San Juan Bosco y los Salesianos

María Auxiliadora, Virgen Auxiliadora, Virgen de Don Bosco, VeneraciónPoco menos de un año de ser instituida la fiesta de María Auxiliadora cuando, un 31 de enero de 1815 nace Juan Bosco en I’Becchi. A los dos años queda huérfano de padre. La pobreza lo seguirá durante toda su vida. Para este año, en Turín, ya se venera una imagen de la Virgen bajo esta advocación en la iglesia de San Francisco de Paula e incluso existe una asociación bajo el patrocinio de María Auxiliadora.

A los nueve años tuvo su primer sueño en donde la Virgen María le mostró cual sería la obra que realizaría durante toda su vida; años más tarde, en 1848, ya tiene entre sus manos varias estampas de la Virgen María con el título de “Auxilium Christianorum”. Fue en el año de 1862 cuando Don Bosco elige la advocación mariana a la que consagrará su obra: María Auxiliadora; y afirma: “La Virgen quiere que la honremos con el título de Auxiliadora. Estos tiempos que corren son tan aciagos que tenemos necesidad de que la Virgen nos ayude a conservar y a defender la fe cristiana”.

Toda su vida la dedicó, además de cuidar a sus muchachos, a propagar y dar a conocer la devoción a María Auxiliadora; es a ella a quien le dedica la creación de sus obras: La Congregación Salesiana, las Hijas de María Auxiliadora y los Cooperadores Salesianos.

Durante varias noches, la Virgen se le apareció en sueños para indicarle el camino que debía tomar: cuidar y educar a los niños más necesitados. En uno de los sueños, le pidió también que le construyese un templo, le mostró el lugar donde debía hacerlo y le dijo: “Desde aquí saldrá mi gloria”, y le indicó, además, que la invocara con el título de Auxiliadora.

El 9 de junio de 1868 se consagró en Turín la Basilica de María Auxiliadora. La obra la inició Don Bosco con tan sólo tres monedas de 20 centavos cada una pero fueron tantos los milagros realizados por la intercesión de la Virgen, que se logró completar la construcción. Don Bosco solía decir: “Cada ladrillo de este templo, corresponde a un milagro obtenido por la Virgen Santísima”.

Don Bosco aconsejaba constantemente: “Propagad la devoción a Jesús Sacramentado y a María Auxiliadora y veréis lo que son los milagros”; además de ello decía: “Repite cada vez que puedas esta oración ‘María Auxiliadora, rogad por nosotros’ y conseguiréis grandes favores del cielo”. Además de ello, el santo afirmaba: “todo lo ha hecho ella”, refiriéndose a los frutos de la Congregación que fundó.

En la actualidad, los Salesianos siguen fomentando la devoción a María Auxiliadora a lo largo del mundo a través del servicio que realizan en cada comunidad en la que se encuentran.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: