La batalla de Lepanto

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, María Auxiliadora, Virgen AuxiliadoraEl Siglo XVI estuvo marcado por las grandes guerras en Europa debido a la cero tolerancia que existía entre las religiones, especialmente hacia la Fe Católica. Los Musulmanes invadían todo el territorio europeo imponiendo a cada lugar al que llegaban su religión y destruyendo, a su vez, todo aquello que fuese cristiano. Año con año invadían más ciudades y pueblos católicos, dejando muerte y destrucción a su paso y amenazando con invadir Roma. Fue el Papa Pío V, gran devoto de la Virgen María, quien promovió una alianza europea, en el año de 1571, a la que se le llamó “Liga Santa”, la cual estaba formada por: España, Venecia, Génova, Malta y los Estados Pontificios.

El día 7 de octubre del mismo año se encontraron, en el Golfo de Lepanto, el ejército católico y el musulmán. Los invasores tenían un ejército conformado por 88,000 soldados y 282 barcos; el ejército cristiano, bajo el mando de Juan de Austria, era bastante inferior en número. Antes de que la batalla diera inicio, los soldados católicos se confesaron, escucharon la Santa Misa, comulgaron y entonaron un canto a la Madre de Dios. Una vez terminado todos estos actos, se lanzaron a la batalla. El inicio de aquella guerra se mostraba desfavorable para los cristianos, comenzaban a perder ya que el viento soplaba en dirección opuesta a ellos, lo que provocaba que sus barcos, que eran de vela, se detuvieran mientras que los de los invasores avanzaban con mayor fuerza. De repente, de manera admirable, el viento cambió drásticamente de rumbo, batió fuertemente las velas de los barcos del ejército católico empujándolos con fuerza en contra de sus enemigos. Los soldados atacaron con gran fuerza y, en poco tiempo, lograron derrotar completamente a los adversarios. Cabe mencionar que, mientras se llevaba a cabo la batalla, el Papa Pío V acompañado de miles de fieles, recorrían las calles de Roma rezando el Santo Rosario.

Los soldados cristianos concluyeron que la victoria obtenida en aquella guerra era gracias a la intervención de la Santísima Virgen María quien había ido en Auxilio de los Cristianos. El Papa Pío V, en agradecimiento a la Virgen María, decretó que desde ese año en adelante, cada 7 de octubre se celebrara la fiesta del Santo Rosario y que, además, en las Letanías se incluyera siempre la jaculatoria: “María Auxilio de los Cristianos, ruega por nosotros”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: