Las Buenas Noches: una tradición muy salesiana

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, Don Bosco, San Juan BoscoCiudad de Guatemala, Guatemala
Texto: Parroquia Espíritu  Santo
Fotos: Parroquia Espíritu Santo / Internet
Fuente: Las ‘Buenas Noches’, una comunicación salesiana de calidad. Autor: Josep Lluís Burguera Pérez

En el año 2009, un 3 de mayo, el entonces Rector Mayor, don Pascual Chávez afirmó: ‘“Las Buenas Noches son un elemento fundamental de la cultura salesiana“.

Esta afirmación se respalda en esta práctica que realizaba cada noche el propio Don Bosco en su oratorio y que, incluso, había dejado establecido en el Reglamento del Oratorio de San Francisco de Sales. Pero…¿qué son las Buenas Noches?

Para contarte sobre esta tradición, te compartiré las palabras que el propio Don Bosco escribió:

Cada noche, después de las oraciones habituales y antes de que los alumnos marchen a descansar, el Director o alguien por él, dirija algunas palabras afectuosas en público, dando algún aviso o consejo respecto a cosas que se deban hacer o evitar e ingénieselas para sacar las lecciones de hechos sucedidos durante el día en el instituto o fuera; pero su platiquita no pase nunca de los dos o tres minutos. Ésta es la llave de la moralidad, de la buena marcha y del éxito de la educación.

Esta costumbre ha sido una característica muy tradicional de los salesianos; desde el primer año  del Oratorio, en 1841, Don Bosco la puso en práctica aunque, inicialmente, era en raras ocasiones, como las vigilias de las fiestas; varios años más tarde, 1846, ya platiquilla se había vuelto diaria.

Esta tradición aparece también en El Sistema Preventivo, que escribió Don Bosco en 1877 y que mantuvo firmemente hasta su último día de vida. Su primer Sucesor, Don Rua, mantuvo esta tradición intacta.

Gracias a que Don Bosco escribía cientos de cartas que se conservan aún hoy en día, hemos tenido la posibilidad de tener un ejemplo de Buenas Noches que acá te comparto. La carta tiene fecha de 22 de julio de 1864, en la que se lee:

Al Sr. Abogado Avrò, si considera adecuado leerla a los estudiantes y artesanos reunidos.

A mis queridos hijitos del Oratorio de S. Francisco de Sales. Persuadido de que os agrade el escribiros alguna cosa que os pueda divertir, he pensado daros un apunte sobre mi viaje de Turín a S. Ignacio, donde, gracias a Dios, me encuentro en este momento.

El lunes (18 del corriente), a las 4, me presenté en la diligencia para la partida y, dado que mi estómago sufre en cuanto entro en el vehículo, me había colocado en la baca, o sea, sobre el carruaje. Pero mi lugar estaba ya ocupado por otro. ¿Qué hacer, pues? El señor abogado Avrò reclamaba mis derechos, pero con escaso resultado.

Finalmente, una cierto tipo que estaba sobre la baca, con gesto serio me dirigió la palabra y dijo con generosidad: “Un momento, estoy dispuesto a cambiar mi sitio, no por agradar, que ciertamente no lo haría, sino mediante una oportuna propina”. Respondí: “Si el dinero ajusta las cosas, lo dejaré satisfecho. Bájese, por tanto; he aquí una moneda con la quedará contento”.

Don Bosco, San Juan Bosco, Martes a Don Bosco, Salesianos, Somos Familia, Las Charcas, Padre de la JuventudY, de hecho, así fue. Subido en mi puesto, tome un poco de sol, después un poco de viento y polvo, y mientras contaba a los viajeros cómo dos años antes, en aquel mismo día, había gustado una estupenda tormenta desde Caselle a Lanzo, he aquí que el cielo se encapotó y comenzó a relampaguear, a tronar y a llover justo en el pueblo de Caselle. De los ocho que estábamos en la parte superior, sólo yo llevaba paraguas, de modo que todos amorosamente se apiñaron en torno a mí, justamente como hacéis vosotros, mis queridos hijitos, cuando estamos en el recreo juntos o tengo algún pequeño regalo para daros. Pero, si antes estábamos animados a charlar bastante, aún más ahora, estando obligados a permanecer allí todos uno junto al otro.

Allí estaban dos médicos, dos abogados, un literato y dos más. Nuestras conversaciones trataron sobre la historia egipcia, persa, griega e italiana; pero su propósito era el de atacar a Don Bosco yendo contra la Historia Sagrada. Aunque, para decirlo en pocas palabras, cuando fueron puestos a prueba, pude convencerme de que sabían muchos despropósitos, pero la historia no la sabían; por eso, después de algunas voces, tuvieron que tragarse sus burlas.

Entonces, la conversación derivó hacia la filosofía y la teología; querían sostener el panteísmo de Spinoza, el dualismo de Manete, etc., etc., pero tuvieron que desistir pronto de sus proposiciones. Entonces se pusieron a dar voces, a gritar bien fuerte contra la existencia de Dios, de modo que estimé mejor el dejarlos desfogarse para poder responderles. Un tanto calmados, les conté a modo de chiste la historia de la gallina y el vendedor de pollos; a continuación, les pregunté de este modo:

– ¿Qué le parece –dije a uno de los médicos- que fuera primero el huevo o la gallina?

-Ciertamente, primero fue la gallina, que después puso el huevo.

-¿De dónde nace la gallina?

-Del huevo.

-Por tanto, ¿quién hizo primero el huevo del cual nació la gallina?

Entonces el médico quería responder pero no sabía más.

-Decid también algo vosotros, – pedí a sus colegas. Pero ninguno decía nada.

-Decid al menos lo que os parezca más exacto; – agregué: -¿fue primero el huevo o la gallina?

En aquel momento, él montó en cólera:

-Váyanse al diablo el huevo y la gallina, yo no sé qué responder.

Entonces todos se echaron a reír y a aplaudir; entonces uno de los presentes comenzó a hablar así:

-Yo entregaría el huevo y la gallina en manos mejores que no sean las del diablo. Daría a un buen cocinero la gallina y el huevo a fin de que los cocine y los sirva como alivio después de esta lluvia. Pero usted, señor doctor, vaya si quiere del huevo a la gallina hasta que le parezca bien, pero deberá concluir que hay un Dios que creó el huevo o la gallina de la cual después haya llegado el huevo. Por tanto, andemos incluso de padre a hijo, pero debemos terminar con un hombre creado por Dios; esto es, con Adán, que es el primer hombre del mundo. Aquí acabaron las preguntas; ellos pidieron mi nombre, yo les pedí el suyo; a continuación se charló desde el Oratorio hasta Lanzo.

Contaba con pasar la noche en Lanzo, pero el teólogo Bertagna, con el capataz Felice habiéndose propuesto continuar el camino, y disminuyendo la lluvia, me uní a ellos para ir a San Ignacio. Eran las 8 y partimos hacia una montaña alta. Después de un breve trayecto al tiempo que se oscurecía el cielo y haciéndose una noche muy oscura, equivocamos el camino y nos encontramos entre rocas y peñascos.

Mientras estábamos pensando qué hacer, he aquí que las nubes se disiparon y apareció la luna indicándonos la dirección. Entonces nos pusimos en camino y en medio de piedras y rocas llegamos a la cumbre. Ningún incidente nos preocupó, a excepción de Felice que se perdió y no lo volvimos a ver hasta el final de la ascensión. Estábamos cansados y machacados; eran las 10. Pero cuál sería nuestra sorpresa cuando, llegados al santuario ¡no nos era posible encontrar alguien que nos abriera! A fuerza de llamar a la puerta, de golpear e incluso de romper, nos vinieron finalmente a abrir, nos prepararon una buena cena que, visto nuestro apetito voraz, nos sentó de maravilla. Después, el sueño se nos imponía y, siendo ya medianoche, nos fuimos a dormir. Buenas noches también a vosotros.

Mañana espero poder escribiros otras cosas más importantes. Rogad por mí, mis queridos hijitos; yo ruego también por vosotros. La Santa Virgen os conserve suyos y siempre suyos a todos vosotros. Haced una comunión espiritual o sacramental a mis intenciones. Amén.

Afectísimo en el Señor, Sac. Bosco Gio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: